Nube

17° Ciudad de México

Lunes 20 de Mayo de 2024

Robot Dreams: Do You Remember?

¿Has amado a alguien? ¿Has perdido o tenido que dejar a una persona? ¿Has bailado solo en la calle al son de la melancolía? Ese es el diálogo de Robot Dreams.

06 de Mayo de 2024 - 21:13

Robot Dreams: Do You Remember?

Por Hauvery Cetina

Llego muy tarde al trend de esta película, lo sé, pero no fue hasta ahora que tuve la oportunidad de ver Robot Dreams y no puedo quedarme sin hablar de ella. Además, escribo esta columna en mi cumpleaños, por lo que me daré el lujo de abrir el pecho y sacar el alma, porque esta película no puede discutirse de otra forma. 

¿De qué va? Perro, un… perro batallando con su soledad en la Nueva York de los ochenta, tiene la oportunidad de entablar una relación con un Robot. Y pareciera que no necesitaran nada más: Perro desconoció la ausencia, y Robot tuvo quien lo acompañara en su joven viaje de conocer, de maravillarse por el mundo. Hasta un viaje a la playa, que desemboca en Perro teniendo que separarse de Robot, sin saber que no podría volver. No es spoiler: es solo un cachito del primer acto. Lo que le sigue es una rompida y rearmada de corazón intermitente que hace que Lalaland se sienta como una película de Hallmark. 

Un par de párrafos para mi cursilería. Lo lamento. 

Hay momentos, personas que nos marcan. Que aparecen, mueven cualquier cimiento que hasta ahora nos hayamos esforzado por construir, que le dan un nuevo sol al mundo. Y se van. Y duele. Duele mucho. 

Pero la vida es la vida, y sigue y no nos queda de otra. Y así hay que vivirla sin miedo, porque van a llegar nuevos momentos, nuevos soles, y nuevos dolores. Y vivirlos es lo importante. Y cuando lleguen, tendremos lo aprendido para navegarlas en el momento adecuado, con callos en el corazón para poder seguir atravesando la ternura. 

Esto ha sido mi cumpleaños y esto he sido con Robot Dreams. Y qué bonito. 

Un lenguaje universal

Robot Dreams brilla por muchas cosas: una animación preciosa, un soundtrack inolvidable (los reto a escuchar September de la misma forma después de esto) y personajes entrañables. Sin embargo, lo mejor que tiene es que es universal. Cualquier persona que la vea, va a poder entenderla y relacionarse. Esto, entre muchas razones, es por una maravillosa decisión de guion: no usar diálogos. 

No me malentiendan: los diálogos son un recurso importantísimo y que, bien escrito, puede cambiar vidas. Sin embargo, nos limita a entender las historias en un lenguaje, un contexto aterrizado. Robot Dreams no funciona así: No puedes entenderla desde la razón. Si quieres entenderla, tienes que sentirla. 

¿Has amado a alguien? ¿Has perdido o tenido que dejar a una persona? ¿Has bailado solo en la calle al son de la melancolía? Ese es el diálogo. Esa es la conversación que entablarás con la historia. Y qué bueno, porque así no necesita doblaje ni subtítulos: su idioma original es la ternura. 

TEMAS