Nube

17° Ciudad de México

Viernes 12 de Abril de 2024

X-Men es progre, ¿y?

Una historia de mutantes que son constantemente atacados, segregados y discriminados por una mayoría de humanos sin-chiste, X-Men ha sido y será siempre un comentario social.

25 de Marzo de 2024 - 20:47

X-Men es progre, ¿y?

Por Hauvery Cetina

Enciendo la computadora, en vez de un televisor de rayos catódicos. Estoy sentado en un escritorio chueco una mañana con migraña, en vez de una mesita de plástico llegando de la escuela. Sigo comiendo macarrones con queso y otra vez veo la belleza de X-Men con estética noventera. Sonrío, post-adolescene depresivo, como sonreía un niño bulleado. 

Ver los primeros dos capítulos —que es todo lo que se puede ver hasta ahora— de X-Men 97 fue un abrazo al corazón que me regresó a los momentos de mi infancia —aún cuando esta fuera tiempo después, no cuando se estrenó la serie original, sino en una de sus muchas retransmisiones en lo que alguna vez fue Fox Kids—. Fue un abrazo y un dolor de reuma por recordar la primera vez que me enamoré de estos personajes. 

Sobre todo porque no es un remake. No es un borrón y cuenta nueva, sino un nuevo capítulo de la misma historia. Esta nueva serie empieza donde terminó la anterior: en un atentado que cobró la vida de Charles Xavier. Ahora la premisa toma un nuevo nivel: El profesor X le dejó toda su fortuna —y el liderazgo de su equipo de héroes—, a quien fuera su mayor rival, Magneto. Todo mientras en el mundo hierve un conflicto entre mutantes y humanos, arriesgando la supervivencia de ambos grupos. 

Y Dios bendito, qué privilegio estamos viviendo. 

¿Qué tanto bien nos hace la nostalgia?

Ahora, por más que yo disfrute este refrescante homenaje a mi infancia (que nada tuvo que ver con mi niñez), también quiero hablar de esta tendencia nefasta de apelar tan vulgarmente a nuestra nostalgia. Desde la cantidad innecesaria de remakes —desde Disney, Mean Girls o la catástrofe de Avatar: La leyenda de Aang—, o secuelas vergonzosas, como Indiana Jones. 

En un buen día, puedo entender y compartir buena parte de los argumentos a favor de recontar esas historias. Desde el monetario (porque, maldita sea, cómo nos encanta como generación gastar dinero por sentirnos jóvenes). O a que, cuando se hace bien, nos ha regalado unas bellezas. O que también puede darnos una gran oportunidad de recontar historias que necesitan estar a la altura de nuestras expectativas.

Sin embargo, en los días malos —o cuando menos grises, que son los más—, me parece un ejercicio autocomplaciente, que tiende la mano a muchos fachos con ganas de aferrarse a su idea de que “todo tiempo pasado fue mejor”. 

Creo que lo que más me duele: le quita a las nuevas ideas un espacio que podría ser hermosamente aprovechado. Y ahí es donde le doy el mayor mérito a X-Men ’97: sí vuelve a sus personajes atemporales, mientras cuenta una historia fresca, digna de su contexto histórico. 

“Es de que Marvel se está volviendo progre…” Guess what: Siempre lo fue. 

He leído a mucha gente enojada en Twitter —porque por lo general uno sólo llega al mal llamado “X” a leer gente enojada— porque, al parecer, les molesta que estén “volviendo progre” o “politizando a los X-Men”. Disculpen mi pregunta, pero ¿qué esperaban? ¿Qué esperaban de los que, desde su inicio, han sido los superhéroes más políticos del mercado?

Una historia de mutantes que son constantemente atacados, segregados y discriminados por una mayoría de humanos sin-chiste, X-Men ha sido y será siempre un comentario social en contra de la gente que piensa que ciertas personas merecen más derechos que otras. Por eso es que funcionan tan bien dentro de la ciencia ficción: porque eso es la ciencia ficción, por definición. 

Creo que una nueva y fresca parte de esta historia puede ser una oportunidad muy interesante para que señores enojados en Twitter repiensen sus posturas. ¿Has visto la historia de Cíclope, Storm, Wolverine y Magneto y pensaste que el suyo era el lado correcto de la historia? Tal vez, mi buen, seas mucho más progre de lo que te gustaría reconocer. ¿La viste y aún así vas a rantear sobre por qué gente luchando por que respeten su existencia te está quitando tus derechos? Pues, tal vez estés más cerca de masiosare de que tus héroes.  


TEMAS